Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Parches oculares: ¿Cómo animar a mi hijo a ponerse un parche ocular?

Autor

Fecha de publicación

6 min

Tiempo de lectura

Patching: How to encourage my kid to patch?

Una vez diagnosticada la ambliopía suele ser en la misma visita ambulatoria cuando ya se le han dado las instrucciones detalladas para el tratamiento. El tratamiento varía en función de la etiología de la ambliopía y consiste en parches, penalización, gafas correctoras o entrenamiento visual.

Aunque las gafas correctoras pueden ser a veces suficientes en ciertos tipos de ambliopía, el entrenamiento visual es cada vez más eficaz y se utiliza más ampliamente, el tratamiento de referencia es, y sigue siendo, el parche ocular.

El reto al que se enfrentan los profesionales de la visión y los padres es cómo animar a los niños a ponerse un parche ocular. En esta entrada del blog analizamos cómo abordar este problema.

Parches oculares para la ambliopía

Una de las opciones de tratamiento de la ambliopía es el parcheado ocular. Habiendo discutido previamente lo importante que es el cumplimiento tratamiento prescrito, muchos padres tienen auténticas pesadillas cuando sus hijos no quieren llevar parches. He aquí algunos consejos para superar esa rebeldía.

Empezar con una comunicación abierta

Hablar abiertamente del tratamiento con su hijo es vital para crear un entorno de apoyo. Explícales por qué tienen que llevar un parche en el ojo y el efecto positivo que puede tener en su visión.

Anímeles a hacer preguntas y a compartir sus preocupaciones. Al implicarles en el proceso de toma de decisiones, se sentirán más capacitados y comprometidos.

Suscríbase a nuestro boletín

Reciba consejos útiles, contenidos interesantes y las últimas noticias del campo de la terapia visual y la mejora de nuestro sentido más preciado: la vista.

Cómo animar a un niño a parchear: Consigue parches interesantes y actividades preferidas

¡Que sea divertido y atractivo! Deberías conseguir los parches que están hechos con un diseño colorido, preferiblemente con motivos que sean cercanos a tu hijo. Es más, considere la posibilidad de implicarles en la selección de los parches para los ojos permitiéndoles elegir entre una variedad de colores, dibujos o diseños.

Deberían verlo como una obra de teatro y no como una especie de terapia. Asegúrese de que el ojo de sonido está completamente cubierto y de que el niño no tenga forma de asomarse por el parche; de lo contrario, todo podría ser en vano. Utiliza los que no sean demasiado adhesivos, de lo contrario, el niño empezará a identificar el parche con el dolor cuando se lo quites.

Si su hijo también lleva gafas, anímele a que las lleve puestas durante la aplicación de los parches. De ese modo tendrá una agudeza visual ligeramente mejor en el ojo ambliópico cuando el ojo sano esté tapado. Por último, ofrézcales una actividad preferente durante el parcheo; créame, ¡es simplemente imposible que hacer los deberes al mismo tiempo!

Coloridos y divertidos parches oculares de AmblyoPlay.

Predicar con el ejemplo

Los niños suelen aprender observando el comportamiento de sus padres. Si su hijo ve que usted adopta la rutina de ponerse parches en los ojos, será más probable que siga su ejemplo.

Demuestre su apoyo llevando un parche ocular a juego o incluso usando una pegatina en tu propio ojo. Este acto de solidaridad puede hacer que tu hijo se sienta menos cohibido y más motivado para llevar su parche en el ojo.

Integración gradual

Si al principio a su hijo le resulta difícil llevar el parche durante periodos prolongados, empiece incorporando sesiones más cortas y aumente gradualmente la duración con el tiempo.

Empieza con intervalos más cortos, como 15 minutos, y ve ampliándolos gradualmente a medida que tu hijo se sienta más cómodo. Al facilitarles el proceso, se reduce la resistencia y se les ayuda a adaptarse a la nueva rutina más fácilmente.

Parches oculares para tratamiento de la ambliopía.

Fomentar el refuerzo positivo

Reconocer los esfuerzos de su hijo durante el parcheado de los ojos puede contribuir en gran medida a aumentar su confianza y cumplimiento. Ofrezca palabras de aliento, cumplidos o incluso pequeñas recompensas para reforzar su compromiso. Celebre los hitos y los progresos, haciendo hincapié en el impacto positivo que su dedicación está teniendo en su visión.

Parches oculares terapia visual

Parche ocular para el ojo vago: Haga un parche ocular para niños

Crear un parche ocular DIY para un ojo vago puede ser un proyecto divertido y creativo. Involucra a tu hijo en este proceso si le gustan los proyectos creativos.

Materiales necesarios

  1. Tejido suave y transpirable (por ejemplo, algodón o fieltro)
  2. Cinta elástica o cuerda
  3. Tijeras
  4. Pegamento para tela o kit de costura (aguja e hilo)
  5. Regla o cinta métrica
  6. Rotulador o lápiz

Instrucciones para un parche casero para los ojos

  1. Medir y cortar: Empieza midiendo el tamaño del parche que vas a necesitar. El parche debe cubrir cómodamente el ojo con el ojo vago. Utiliza una regla o cinta métrica para determinar las dimensiones del parche.
  2. Corta la tela: Utilizando las medidas del paso 1, recorta un trozo de tela con la forma deseada para el parche del ojo. La forma debe ser lo suficientemente grande como para cubrir adecuadamente el ojo. Las formas más comunes son óvalos o rectángulos con esquinas redondeadas.
  3. Creación de la cinta elástica: Si vas a utilizar una cinta elástica, mide la circunferencia de la cabeza de tu hijo por donde llevará el parche. Corta la cinta elástica a esta longitud, añadiendo un poco más para poder ajustarla.
  4. Coloque la correa elástica:
    (a) Coser: Si utilizas un kit de costura, une los extremos de la banda elástica a cada lado del parche de tela utilizando aguja e hilo. Asegúrate de que está bien sujeto.
    (b) Pegado: Si utiliza pegamento para tela, aplique una cantidad generosa en un extremo de la banda elástica y presiónela sobre el reverso del parche de tela. Repite esta operación con el otro extremo de la cinta elástica.
  5. Permita que se ajuste: Asegúrese de que la correa elástica no esté demasiado apretada. El parche debe ser seguro pero no incómodo. Puedes dejar un poco de elástico extra en ambos extremos para poder ajustarlo cuando sea necesario.
  6. Decoración (opcional): Tu hijo puede darle un toque personal al parche decorándolo con rotuladores de tela, pintura para tela o incluso pegatinas adhesivas. Sólo hay que asegurarse de que los adornos no interfieran con la comodidad o la funcionalidad del parche.
  7. Prueba y ajuste: Ponte el parche ocular y comprueba cómo te queda. Ajuste la correa elástica según sea necesario para un ajuste ceñido pero cómodo. El parche debe cubrir completamente el ojo vago sin causar molestias.
  8. Uso del parche ocular: Utilice el parche ocular siguiendo las indicaciones de un profesional médico. Normalmente, un parche para ojo vago se lleva durante un tiempo determinado al día, según recomiende un oftalmólogo.

Considere AmbyoPlay como tratamiento complementario

Sin embargo, cuando tu hijo haya terminado de parchear por un día, ofrécele jugar a algunos juegos interesantes disponibles en nuestro AmblyoPlay para que se diviertan y, al mismo tiempo, entrenen un poco más la vista.

¡Consiga hoy mismo su terapia visual de AmblyoPlay!

Conclusiones: Fomentar el uso del parche en los niños

Animar a su hijo a usar parches en los ojos puede ser una tarea difícil, pero con paciencia, comprensión y creatividad, se puede conseguir. Explicando la importancia del parche en el ojo, haciéndolo atractivo y divertido, predicando con el ejemplo, integrando gradualmente la rutina, ofreciendo refuerzos positivos o utilizando herramientas innovadoras y divertidas como AmblyoPlay, puedes crear un entorno que fomente el compromiso de tu hijo a llevar el parche en el ojo.

Thanks for subscribing!

Here is a coupon code for 5% discount on AmblyoPlay Vision Therapy

COUPON: NEWS5
¿Por qué sugerimos un tiempo mínimo de 6 meses para el éxito?

Según los datos de más de 15.000 pacientes que utilizan AmblyoPlay, las mejoras comienzan en 4 meses, mientras que los resultados óptimos tardan entre 6 y 18 meses de media. La duración del entrenamiento necesario depende de la edad del paciente, la gravedad del problema, las enfermedades concomitantes y el cumplimiento del programa de entrenamiento.